Autor Topic: Los sesgos y las limitaciones de la IA  (Read 1365 times)

50005549-2-Ainara-632

  • DELEGADO COMISIÓN 2
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 2
Los sesgos y las limitaciones de la IA
« en: Enero 31, 2024, 07:17:13 pm »
Nos encontramos con un gran desconocido para la mayor parte de la raza humana, y por lo general, por la propia esencia de esta, a lo desconocido se le tiene cierto respeto. Si bien se ha comentado que la IA es casi centenaria, sin embargo es hace unos pocos años cuando de verdad es un acrónimo que cada vez se hace más presente en nuestras vidas, y es reciente cuando empieza a plantearse la pregunta de hasta dónde podrá llegar, y sobre todo, si nos podrá ayudar a los seres humanos a mejorar nuestras vidas sin que eso repercuta negativamente sobre nosotros mismos. Esta pregunta tan compleja de responder, a la vez de tan obvia que puede parecer su respuesta, está directamente ligada a la capacidad que tengamos los seres humanos de construir y alimentar la IA sin que el sesgo forme parte de su esencia, tanto en su estructura como en su aprendizaje a partir de los datos que le confiemos.

Parece lógico pensar que no resulta fácil poner límites al campo, y por lo tanto resulta muy  complicado poder controlar que todos los desarrolladores de algoritmos, así como todos los  que alimentan la IA con la información que precisa se muevan sobre unos criterios objetivos y no influenciados, pero va a ser necesario establecer los mecanismos, y sobre todo el compromiso, de que esto sea así, porque de lo contrario la IA se desarrollará como herramienta informática de enorme potencial y de una aplicación extensiva, pero que no garantizará unas predicciones cien por cien fiables.

En mi opinión, nos encontramos  ante un inmenso reto, al que debemos dedicarle el tiempo y el esfuerzo necesarios, y sobre todo, del que nos debemos ocupar. Estamos en un momento crucial, y creo que es posible que los desarrolladores de IA lo hagan bajo normas y conciencia ética, y que trabajen con datos de calidad y bien estructurados, porque debemos disponer de una herramienta que nos garantice los resultados obtenidos. Por el contrario, puede ser un riesgo en que los usuarios de la IA también, de forma extensiva, la alimenten sin sesgo alguno, pero tengo la esperanza de que quizá también la propia IA sea capaz, tras su aprendizaje, de distinguir lo que está bien de lo que está mal. No se debe dejar en manos de la IA y de su “inteligencia humana” el desarrollo de su propia evolución, pero sí que creo que la propia IA va ser un aliado en la consecución de una herramienta que facilitará la vida de las personas de forma mucho más evidente que la de hoy en día, y que para evitar resultados sesgados se debe advertir a los usuarios de que lo que están analizando lo ha concluido una IA.