Autor Topic: La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia  (Read 601 times)

MOD-Ingo-Global

  • Global Moderator
  • Newbie
  • *****
  • Mensajes: 34
La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia
« en: Septiembre 21, 2020, 03:06:54 pm »
El delegado Sergio plantea el tema de "La geolocalización como respuesta ante la pandemia":

Saludos a todos! Llevo solo unos pocos días mirándome el tema, y creo que uno de los asuntos importantes sobre los que se debe debatir son los riesgos y ventajas de la geolocalización frente a otras tecnologías, y también cómo llevar a cabo esta geolocalización.

En este tema vamos a debatir sobre la idoneidad de la geolocalización para dar respuesta a la crisis de la COVID-19, analizando sus ventajas y desventajas. Para iniciar el debate planteo las siguientes preguntas:

1. ¿Cómo se ha de llevar a cabo la geolocalización? ¿Debemos contar con el apoyo de empresas privadas?
2. ¿Es necesaria la geolocalización para frenar la pandemia?
3. El respeto de la privacidad con tecnologías de geolocalización: ¿es posible?

Podéis responder a cualquiera de las preguntas anteriores, o a todas, según queráis.
¡Mucho ánimo y a debatir!

14005312-4-Carla-4

  • DELEGADO COMISIÓN 4
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 2
Re: La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia
« Reply #1 en: Septiembre 27, 2020, 05:32:33 pm »
Hola!

Creo que la geolocalización puede ser muy útil para hacer un seguimiento de las zonas más afectadas por una pandemia, no tanto porque se pueda identificar con qué personas se ha relacionado un individuo, sino para estudiar el movimiento de la población dentro de una misma localidad, o entre varias localidades, y así predecir adónde puede extenderse la epidemia, qué hospitales deen ser reforzados, o dónde se deben proveer de más servicios de transporte público o equipamiento médico.

En respuesta a las cuestiones planteadas:
1. Creo que es fundamental contar con el apoyo de las empresas privadas, en particular, de las empresas de telefonía. Son estas empresas las que pueden facilitar la geolocalización identificando a través de sus antenas la localización de un móvil en función de la fuerza de la señal emitida por un móvil. Además, hay precedentes, como por ejemplo, el estudio que realizó el INE en el 2019-2020 de movilidad de la población española.

2. Todo esfuerzo es poco para contrarrestar los efectos de la pandemia y realizar una mejor planificación, por lo que mi respuesta es sí, sí es necesaria.

3. Considero que las empresas de telefonía ya tienen acceso a esta información y su cesión anonimizada al estado no entraña mayores problemas de privacidad más aún cuando la información que se compartiría sería anonimizada, e inidentificable con ningún individuo.

Muchas gracias!

34001650-4-Jaime0

  • DELEGADO COMISIÓN 4
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 1
Re: La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia
« Reply #2 en: Septiembre 29, 2020, 02:26:24 pm »
Hola!
Desde el inicio de la pandemia, hace ya seis meses atrás, se había planteado una cuestión sobre si necesitábamos algún tipo de recurso para saber si habíamos tenido algún contacto con positivos en COVID-19. Pienso que es una manera muy acertada de rastrear los contagios directos con población afectada, y así contener el virus para impedir una posible nueva oleada.
En cuanto a las cuestiones:
1. Se había hablado de la geolocalización a través de aplicaciones móviles, ya que es un complemento que actualmente es imprescindible en nuestro día a día y tenemos la necesidad de llevarlo en nuestro bolsillo. Pero este tipo de aplicaciones que usan algún tipo de privacidad no son ninguna broma. Tenemos que tener en cuenta a quién le estamos dando información sobre nuestros dispositivos, que contienen casi toda la información privada, por no decir toda. De esta manera, creo que es mucho más seguro dar nuestra información a una empresa privada, ya que si le prestamos la información al Estado, como está siendo en España con la aplicación "Radar Covid", nunca vamos a estar seguros porque en muchos casos el sector público tiene unos intereses políticos con otros países. Y a pesar de la entrada en vigor de la RGPD (Reglamento General de Protección de Datos), los países pueden escoger cierta parte de la información y utilizarla explícitamente.
2. En ciertos casos de COVID-19, o en todos, se ha necesitado hacer un seguimiento de todas las personas que hayan estado expuestas al virus. Para ello, el trabajo de muchos rastreadores ha sido exhaustivo y muy cansado, ya que parece que los contactos son interminables. Por lo que me resulta imprescindible que alguna identidad proporcione algún tipo de recurso que nos permita "medir" o estudiar la geolocalización para realizar los rastreos de una manera mucho más fácil y rápida, que es una de las principales metas de los Estados. Intentar de la manera más veloz conseguir frenar los contagios.
3. En cuanto a la privacidad, opino que podría llegar a ser posible si se llega a un consenso mundial sobre ella. Esta política se debería comprometer a contar con una privacidad que no sobrepase más allá de la localización de una persona y su nombre. Y aunque parezca un objetivo costoso y largo, sí se llegara a conseguir, como he dicho antes se evitarían segundas o terceras olas y se contendrían de una forma más rápida que en marzo, abril y mayo; con el inicio de la pandemia.
¡Muchas gracias!

13003324-4-Miriam0

  • DELEGADO COMISIÓN 4
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 4
Re: La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia
« Reply #3 en: Septiembre 30, 2020, 03:40:00 pm »
¡Hola!

Coincido con Carla y Jaime en que la geolocalización es una herramienta muy útil que podría ayudar a disminuir la propagación del virus actual. Si utilizamos la geolocalización como medida de apoyo a las demás medidas podremos conocer, por ejemplo, las zonas que las personas suelen frecuentar más, donde es más probable que se produzcan aglomeraciones, la frecuencia con la que la población se desplaza de un sitio a otro, etc.

En varios países de la Unión Europea se han desarrollado diversas aplicaciones móviles con fines como el autodiagnóstico de la enfermedad, la monitorización de los síntomas y la notificación de los contagios a los servicios sanitarios. En algunas de estas aplicaciones, las cuales funcionan a través del Bluetooth, no es obligatorio activar el GPS del dispositivo con el fin de facilitar su ubicación. No obstante, aplicaciones como la catalana Stop Covid Cat, si utilizan el GPS de manera obligatoria, con el fin de “ofrecer a las autoridades información sobre la distribución de la epidemia en la región”.

Los datos de geolocalización de la población pueden resultarnos muy útiles a la hora de frenar la pandemia, sin embargo, considero que estos datos deberían ser recabados de forma que afecte lo menos posible a nuestra privacidad y permitiéndonos ejercer nuestros derechos como titulares de nuestros datos. Esto podría hacerse utilizando aplicaciones móviles que sigan un modelo descentralizado y usando protocolos similares al que se ha desarrollado en Suiza llamado DP-3T, un protocolo de código abierto que facilita el rastreo de contactos digitales. Pienso que este tipo de protocolos, los cuales almacenan los datos en cada teléfono móvil y no dan acceso a los mismos a las autoridades, son los ideales para conservar nuestra privacidad y nuestros datos de geolocalización, aunque no por ello los más efectivos a la hora de frenar la pandemia.

Apple y Google, dos grandes empresas tecnológicas hoy en día, han puesto en marcha un sistema que se basa en este tipo de protocolos, y que permite a los Estados desarrollar aplicaciones de trazado de contagios por móvil sin necesidad de facilitar a las autoridades datos de ubicación o de identificación personal. Me parece muy positivo que ambas empresas hayan decidido crear tal sistema ya que las cualidades del mismo pueden evitar que los gobiernos y, en especial aquellos que son autoritarios, abusen en cierto modo de los datos obtenidos y estos puedan tener otros fines que no sea solo frenar el Covid-19. Es por esto que coincido con Jaime en que es mucho más conveniente que nuestros datos estén en manos de empresas privadas como las citadas anteriormente que del propio Estado.

Durante estos últimos meses, hemos comprobado que nuestro sistema sanitario necesita refuerzos frente a una situación como la actual y creo que, uno de ellos, puede ser sin duda la geolocalización. Si la utilización de esta categoría de datos fuese anonimizada e inidentificable con una persona física, tal y como dice Carla, creo que su uso sería bastante conveniente.

En cuanto a la última cuestión planteada, creo que sí sería posible el respeto hacia nuestra privacidad usando este tipo de tecnologías. Al fin y al cabo, el tratamiento de este tipo de datos personales está amparado por normativas como la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y Garantía de Derechos Digitales, la cual permite dicho tratamiento en situaciones de excepcional relevancia, como la actual, cumpliendo dicho tratamiento con las condiciones expuestas en la normativa de datos.

¡Muchas gracias!
« Last Edit: Septiembre 30, 2020, 05:04:55 pm por 13003324-4-Miriam0 »

28041901-4-Lucia0

  • DELEGADO COMISIÓN 4
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 2
Re: La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia
« Reply #4 en: Octubre 19, 2020, 04:29:47 pm »
Buenas tardes, coincido en los argumentos nombrados anteriormente por mis compañeros, ya que ahora más que nunca se precisa una herramienta de geolocalización que cumpla principalmente los siguientes requisitos: efectividad; ya que necesitamos que funcione lo mejor posible con el menor margen de error y privacidad; para que la gente no se sienta insegura al tener que usarla y que, al contrario, realmente sientan que es una herramienta útil y que de verdad les va a servir en su vida diaria y como medida de seguridad para la pandemia.

La geolocalización ha de llevarse de manera precisa, controlada y sobre todo aceptarlo en nuestras vidas como una herramienta de ayuda y no una herramienta que intenta robar nuestros datos o similar. En mi opinión debemos de contar con la ayuda de empresas privadas, sobre todo de las del sector de la localización y antenas especializadas, ya que pueden aportar una gran cantidad de beneficios tanto en tecnología, como en conocimiento, como en material.

En cuanto a la pandemia, la geolocalización no es estrictamente necesaria, pero sería una gran ayuda. Un ejemplo, es en el caso del confinamiento por áreas. Sería de gran utilidad saber dónde está cada persona en cada momento, para que, en el caso de encontrarse en una zona confinada no salga y en el caso de pertenecer a una zona no confinada que dicha persona no entre en las zonas confinadas. Siempre y cuando no tengan un motivo razonado de por qué deben de entrar a esa zona, por ejemplo trabajo, colegio… En adición, el método de rastreo de esta manera es mucho más eficaz.

Por último, el respeto de la privacidad debe de ser un pilar fundamental en la geolocalización, para que la gente se sienta segura usándolo. Esto es posible siempre y cuando haya un uso  correcto de ello.

46003810-4-Marcos0

  • DELEGADO COMISIÓN 4
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 2
Re: La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia
« Reply #5 en: Octubre 28, 2020, 04:20:39 pm »
Buenas tardes,
Los diferentes gobiernos de los países desarrollados llevan buscando soluciones tecnológicas a cerca de la pandemia, la herramienta propuesta por el delegado Sergio, en mi opinión, no es viable por muchos inconvenientes que argumentaré a continuación.

En primer lugar el uso de la geolocalización es un recurso que sacrifica enormemente las libertades y derechos de los ciudadanos, puesto que está tecnología no solo controla con quien estamos por proximidad a los demás dispositivos, sino que registra y conoce todos los movimientos realizados por un ciudadano, tal responsabilidad no puede ser cedida a una empresa privada ya que además de conocer todas las rutinas que realizamos al día conocerían los datos sanitarios por el registro de radar COVID, poniendo en riesgo datos sensibles decretados en “ REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO”.

Por lo consiguiente, la geolocalización no es necesaria para la gestión y el rastreo de la pandemia puesto que existen otros mecanismos que se están utilizando actualmente en las aplicaciones de Radar COVID y demás aplicaciones europeas.
El uso del bluetooth para identificar posibles contagios es la herramienta que proporciona un equilibrio entre el rastreo y el anonimato del usuario. Con este método la persona infectada señala en la aplicación que está infectado y automáticamente la aplicación contrasta claves anónimas para detectar aquellas personas con riesgo de contagio, excluyendo así la exposición de datos sensibles y movimiento.

Como he comentado anteriormente la privacidad de las personas estaría comprometida debido a que un dispositivo emite información valiosa al estar conectado mediante geolocalización, además de sólo detectar contagios en 2 dimensiones puesto que un mapa solo detecta en estas dimensiones, al contrario de las conexiones bluetooth que funcionan por proximidad a otros dispositivos. De esta manera ningún dato será requerido, solamente la instalación y la confirmación de contagio que se asocia a códigos sin identidad y posibilidad de rastreo.

Muchas gracias por su atención.

22004773-4-María0

  • DELEGADO COMISIÓN 4
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 2
Re: La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia
« Reply #6 en: Noviembre 01, 2020, 11:59:51 am »
Buenos días,
Al igual que el delegado Marcos, no estoy de acuerdo con las opiniones de mis otros compañeros y compañeras. En todo momento, debemos recordar que la geolocalización supone la determinación de la posición de una persona, lo cual, puede considerarse desde distintos puntos de vista.
Para el desarrollo de la aplicación, la primera consideración a tener en cuenta es cuál va a ser su función. Si bien queremos establecer un control preciso de los contactos que han mantenido los usuarios para facilitar el rastreo, podríamos aceptar el rastreo por Bluetooth como el mejor medio aplicable. Sin embargo, si el objetivo a alcanzar es mayor y se pretende registrar el movimiento de la población, controlando la creación de aglomeraciones o la frecuencia de desplazamiento, el rastreo por Bluetooth no será suficiente y se deberá optar por la geolocalización. En mi opinión, este segundo supuesto difiere del primero en que se establece una vigilancia de la población, la cual no considero necesaria para frenar el ritmo de contagios. Por otro lado, creo que la geolocalización tendría un efecto negativo ya que, aunque se asegurara una adecuada gestión de los datos, la población presentaría una mayor desconfianza que derivaría en un menor número de descargas y, por lo tanto, en la ineficacia de la App.
En todo caso, si finalmente el rastreo se produjera por geolocalización, coincido con los delegados y delegadas  en que sería preferible evitar que la información quedara en manos del Estado, siendo gestionada por la empresa privada, que a su vez quedaría bajo la supervisión del Reglamento general de protección de datos (RGPD).

Muchas gracias por su atención.

28041901-4-Luna0

  • DELEGADO COMISIÓN 4
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 7
Re: La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia
« Reply #7 en: Noviembre 13, 2020, 01:14:48 pm »
Buenas tardes,
Pienso que este es un tema en concreto a tener muy en cuenta.
Existen muchos tipos de diferente geolocalización. Dicho de forma simple, la geolocalización es una tecnología que utiliza datos obtenidos de la computadora o dispositivo móvil de un individuo para identificar o describir su ubicación física real. Es una de las manifestaciones más populares del desarrollo actual de tecnologías de la información y recientemente está experimentando un aumento significativo de popularidad.
Un sistema de geolocalización es una solución de la tecnología de la información que determina la ubicación de un objeto en un entorno físico (geo-espacial) o virtual (Internet). A menudo, el objeto es una persona que quiere utilizar un servicio basado en la ubicación, mientras mantiene su privacidad. Los servicios de software de geolocalización se utilizan para apoyar los objetivos del negocio de las empresas públicas y privadas.

La tecnología de geolocalización se ha convertido en una base para los servicios de posicionamiento por ubicación y las aplicaciones sensibles a la ubicación que se ejecutan en los teléfonos inteligentes. Los datos de geolocalización son generados y recopilados de cualquiera de las dos formas siguientes: en un modo activo conocido como geolocalización basada en el dispositivo del usuario o un modo pasivo conocido como búsqueda en tabla o geolocalización basada en servidores por correlación de datos. La ampliación de estas tecnologías y su demanda conlleva los problemas de la naturaleza de la información, a menudo privada y/o sensible, asociados a estas tecnologías. Por lo tanto, es importante conocer, particularmente, los problemas relativos a la seguridad y a la privacidad para poder utilizar las herramientas de geolocalización de manera responsable.

Se puede acceder a las ideas e información de las grandes empresas como la big tech que proponen utilizar un sistema descentralizado. Este se basa principalmente en la obtención de datos via bluetooth, y solo la recolección de datos pertinentes en cuanto a la salud se refiere.
La apuesta de estas empresas es importante además por la presencia que tienen como actores internacionales y lo que pueden llegar a transmitir a los ciudadanos.

La geolocalización es una parte muy importante para frenar esta pandemia aunque no siempre necesaria.
En las últimas semanas, el debate sobre las cámaras de videovigilancia con reconocimiento facial se ha visto desplazado por el debate alrededor de otro tipo de cámaras que añaden la capacidad de tomar la temperatura a los individuos que cruzan un área, esto podría ser una alternativa; Cámaras infrarrojas para lecturas masivas de temperatura.
Incluso la utilización de apps voluntarias. En esta categoría estarían algunas aplicaciones móviles que han surgido de forma casi instantánea, en algunos casos de iniciativas ciudadanas, y que pretenden hacer sus propios mapas y estadísticas de propagación de la COVID-19 a partir de datos proporcionados voluntariamente por los usuarios. En un entorno muy abierto y transparente se apela a la colaboración desinteresada para descargarse estas aplicaciones y subir datos de localización y datos de su posible infección, contribuyendo así a hacer mapas y cuadros de mando.

Finalmente, se puede encontrar un consenso entre las aplicaciones y la seguridad
La voluntariedad de las personas al descargársela, la apelación a leyes de que no va a haber otra utilización de datos a parte de para la salud. Con todo ello, lo que se pretende es, primordialmente, velar por los derechos de los usuarios, pues están obligados a ofrecernos los medios y garantías suficientes para satisfacer y respetar los derechos. Los usuarios, cuyos datos son tratados, están facultados para solicitar al responsable de los datos, el acceso a la información, incluyendo el acceso a sus propios perfiles basados en el análisis derivado de los datos recabados sobre la localización, pudiendo actualizarlos, rectificarlos o suprimirlos.

Es muy importante tener en cuenta que los responsables del tratamiento de los datos están sujetos al régimen sancionador y, en consecuencia, si no se actúa conforme a la ley, pueden verse envueltos en sanciones. Deben, por tanto, procurar salvaguardarnos legalmente implementando una adecuada política de privacidad y llevar a cabo las medidas de seguridad y exigencias jurídicas contempladas en la ley para evitar, en la medida de lo posible, controversias que puedan generar sanciones por sus malas prácticas.

Muchisimas gracias!

08021260-4-Sergio0

  • DELEGADO COMISIÓN 4
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 1
Re: La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia
« Reply #8 en: Noviembre 18, 2020, 06:59:43 pm »
Buenas sean. Habiendo leído las intervenciones anteriores, y yo estando mayormente acuerdo con parte de ellas, surgen ciertas puntualizaciones que me gustaría destacar.

En esta sección se han tratado remas, subtemas, como el uso de conexiones Bluetooth; el protocolo DP-3T; la Ley Orgánica 2/2018 (de Protección de datos Personales y garantía de derechos digitales) y otros sobre seguridad diversa.

Sobre las conexiones Bluetooth. Siendo de las más rudimentarias aplicaciones, esta conexión nació con su aplicación directa sobre equipos domésticos. La posibilidad de facilitar la comunicación entre dos, o más, dispositivos sin necesidad de un medio físico resultó de gran atractivo en el momento de su concebimiento, pues en 1994 fue toda una revolución. Aun así, hay que tener en cuenta que todo aquello que viaje libremente por el medio a la espera de ser captado por dispositivo receptor, además de su posterior interpretación y procesamiento, tiene sus riesgos.
Si hacemos la comparativa con una tecnología hermana (cabe destacar que trabajan a la misma frecuencia, 2,4 GHz): la conexión Wifi al router, e indagamos un poco por el mundo de la seguridad cibernética encontraremos decenas de vulnerabilidades sobre ella. Uno de los ataques más usados, aún que algo primitivo, es el de un sniffer de red (aquel programa encargado de interceptar todos los paquetes de información enviados a un router y analizar-los).
Por tanto, cabe destacar que este tipo de prácticas han sido ampliamente usadas por aquellos cuyos objetivos, poco éticos, han sido los de la sustracción de información digital. En el caso del anteriormente mencionado Bluetooth, se han encontrado el mismo tipo de vulnerabilidades. Y es que, por ejemplo, en 2017 se encontró una macro debilidad llamada BlueBorne: esta mantuvo en jaque a las principales compañías de comunicación y tecnología diversa durante diversas semanas, como medida se optó por el prescindir de esta.
Si me preguntas, ¿Cuál sería, entonces, más segura? O bien ¿Cuál sería la alternativa? Pues bien, en primer lugar creo bastante relevante que la movilidad del ser humano dentro del núcleo urbano con semejante tecnología en uso puede comprometer el tráfico de datos. Pues entonces, habría que confiar en aquella que en gran uso y constante evolución, Wifi, puede ofrecer-nos una mayor seguridad ya que de ella dependería directamente nuestro proveedor de conexión, que con la herramientas adecuadas se puede blindar considerablemente.

Enlazando el tema anterior, surge una tecnología (sistema de protocolos y directrices, arquitectura de servicio) llamada DP-3T. Esta basa la recolección de datos en un sistema descentralizado, por tanto, cada dispositivo es el encargado de su propio almacenamiento. La integración de la tecnología Bluetooth dentro de este sistema es un aspecto que a primeras puede parecer bastante beneficioso: uno es poseedor de aquello suyo, su privacidad. Las personas con las que te cruzas, allí a dónde vas, con quienes interactúas y un largo etcétera componen la tupla (en lenguaje matemático conjunto de elementos) de datos procesados. No obstante, hay que tener en cuenta que cada vez que tu dispositivo detecta a otro y, por tanto, procede a intercambiar con éste cierta información x, esta puede ser interceptada. No sería de extrañar que al igual que en el pasado ya surgieron cierto tipo de ataques informáticos para las redes domésticas, surjan otros para estas que son más débiles y pueden llegar a compartir información bastante valiosa.
Referente a la “privacidad” de esta tecnología no son todo flores: cuando un sujeto es clasificado como infectado toda aquella información que la aplicación ha estado recolectando se envía automáticamente a un centro para ser analizada con suma cautela. Así mismo, todas y cada una de las futuras interacciones también serán tramitadas a la misma ubicación.
Por ende, creo bastante considerable el valorar semejante protocolo para poder sustraer de él aquello que, sustancialmente, sea de gran valor y su posterior adaptación en un sistema más competente y no sujeto a valoraciones de diversa y variopinta probabilidad, del estilo “¿Y si estos datos se usan para controlarnos?”. Hay que ser conscientes de un elemento muy importante, cualquier situación de excepcionalidad puede elevar sobre cualquier derecho aquello que pueda garantizar la supervivencia del ser humano con la menor de las repercusiones posibles. [De aquello que comúnmente se llama principio maquiavélico, el fin justifica los medios]

Sobre aquello relacionado con las legislaciones: ley orgánica 2/2018, Española. Recientemente, simple cuestión de dos años, se modificó la ley en la cual se legisla aquello relacionado con la privacidad y su propia protección. No obstante, por mucho que algunos de los capítulos de esta certifican parte de lo necesario, es sabido por todos que nada es suficiente. En mi opinión no podemos dejar como texto regulador aquello redactado hace un tiempo, teniendo en cuenta que por aquel entonces la situación vivida no tenía ni punto de comparación con la actual.

Por tanto, habría que considerar notablemente por una parte el fin de aquellos datos, pero por otra, por dónde pasan. Nos preocupamos demasiado sobre el qué harán aquellos encargados de su análisis para garantizar nuestra seguridad, pero ponemos poca atención sobre cómo se desarrolla ese intercambio. En general, un mayor conocimiento sobre aquellos puntos débiles en la tecnología que nos rodea y un mayor interés por la buena información serian dos prácticas que a nivel Europeo harían progresar hacia un mayor camino a toda su sociedad.
A su par, y  retomando el último punto antes de lo concluido, habría que legislar a través de Reales Decretos Ley, y otras que a su altura estén, nuevas medidas basadas en ciertas excepcionalidades acontecidas. Teniendo en cuenta que cada día centenares de personas mueren en el mundo a raíz del Covid-19, hay que hacer un esfuerzo tanto nacional como internacional para dejar de un lado “ciertos matices” de la privacidad y empezar a trabajar al unísono por una Europa más segura y más fuerte que nunca.

46034211-4-Lucía0

  • DELEGADO COMISIÓN 4
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 12
Re: La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia
« Reply #9 en: Noviembre 20, 2020, 03:54:29 pm »
Buenas tardes, delegados.

No estoy de acuerdo con que sea mejor una empresa privada que un estado, ya que dichas empresas pueden tener lazos con esos países y venderles los datos. ¿Qué garantías tenemos de que no va a ocurrir?

De todos modos, al conectar con redes sociales también hay pérdida de privacidad y unos datos que recogen grupos que no sabemos su origen y la gente no se preocupa como en este caso que es para algo muy útil como instrumento de respuesta a la pandemia.

Un saludo.

46034211-4-Lucía0

  • DELEGADO COMISIÓN 4
  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 12
Re: La geolocalización como posible respuesta ante la pandemia
« Reply #10 en: Noviembre 23, 2020, 04:16:24 pm »
Buenas sean. Habiendo leído las intervenciones anteriores, y yo estando mayormente acuerdo con parte de ellas, surgen ciertas puntualizaciones que me gustaría destacar.

En esta sección se han tratado remas, subtemas, como el uso de conexiones Bluetooth; el protocolo DP-3T; la Ley Orgánica 2/2018 (de Protección de datos Personales y garantía de derechos digitales) y otros sobre seguridad diversa.

Sobre las conexiones Bluetooth. Siendo de las más rudimentarias aplicaciones, esta conexión nació con su aplicación directa sobre equipos domésticos. La posibilidad de facilitar la comunicación entre dos, o más, dispositivos sin necesidad de un medio físico resultó de gran atractivo en el momento de su concebimiento, pues en 1994 fue toda una revolución. Aun así, hay que tener en cuenta que todo aquello que viaje libremente por el medio a la espera de ser captado por dispositivo receptor, además de su posterior interpretación y procesamiento, tiene sus riesgos.
Si hacemos la comparativa con una tecnología hermana (cabe destacar que trabajan a la misma frecuencia, 2,4 GHz): la conexión Wifi al router, e indagamos un poco por el mundo de la seguridad cibernética encontraremos decenas de vulnerabilidades sobre ella. Uno de los ataques más usados, aún que algo primitivo, es el de un sniffer de red (aquel programa encargado de interceptar todos los paquetes de información enviados a un router y analizar-los).
Por tanto, cabe destacar que este tipo de prácticas han sido ampliamente usadas por aquellos cuyos objetivos, poco éticos, han sido los de la sustracción de información digital. En el caso del anteriormente mencionado Bluetooth, se han encontrado el mismo tipo de vulnerabilidades. Y es que, por ejemplo, en 2017 se encontró una macro debilidad llamada BlueBorne: esta mantuvo en jaque a las principales compañías de comunicación y tecnología diversa durante diversas semanas, como medida se optó por el prescindir de esta.
Si me preguntas, ¿Cuál sería, entonces, más segura? O bien ¿Cuál sería la alternativa? Pues bien, en primer lugar creo bastante relevante que la movilidad del ser humano dentro del núcleo urbano con semejante tecnología en uso puede comprometer el tráfico de datos. Pues entonces, habría que confiar en aquella que en gran uso y constante evolución, Wifi, puede ofrecer-nos una mayor seguridad ya que de ella dependería directamente nuestro proveedor de conexión, que con la herramientas adecuadas se puede blindar considerablemente.

Enlazando el tema anterior, surge una tecnología (sistema de protocolos y directrices, arquitectura de servicio) llamada DP-3T. Esta basa la recolección de datos en un sistema descentralizado, por tanto, cada dispositivo es el encargado de su propio almacenamiento. La integración de la tecnología Bluetooth dentro de este sistema es un aspecto que a primeras puede parecer bastante beneficioso: uno es poseedor de aquello suyo, su privacidad. Las personas con las que te cruzas, allí a dónde vas, con quienes interactúas y un largo etcétera componen la tupla (en lenguaje matemático conjunto de elementos) de datos procesados. No obstante, hay que tener en cuenta que cada vez que tu dispositivo detecta a otro y, por tanto, procede a intercambiar con éste cierta información x, esta puede ser interceptada. No sería de extrañar que al igual que en el pasado ya surgieron cierto tipo de ataques informáticos para las redes domésticas, surjan otros para estas que son más débiles y pueden llegar a compartir información bastante valiosa.
Referente a la “privacidad” de esta tecnología no son todo flores: cuando un sujeto es clasificado como infectado toda aquella información que la aplicación ha estado recolectando se envía automáticamente a un centro para ser analizada con suma cautela. Así mismo, todas y cada una de las futuras interacciones también serán tramitadas a la misma ubicación.
Por ende, creo bastante considerable el valorar semejante protocolo para poder sustraer de él aquello que, sustancialmente, sea de gran valor y su posterior adaptación en un sistema más competente y no sujeto a valoraciones de diversa y variopinta probabilidad, del estilo “¿Y si estos datos se usan para controlarnos?”. Hay que ser conscientes de un elemento muy importante, cualquier situación de excepcionalidad puede elevar sobre cualquier derecho aquello que pueda garantizar la supervivencia del ser humano con la menor de las repercusiones posibles. [De aquello que comúnmente se llama principio maquiavélico, el fin justifica los medios]

Sobre aquello relacionado con las legislaciones: ley orgánica 2/2018, Española. Recientemente, simple cuestión de dos años, se modificó la ley en la cual se legisla aquello relacionado con la privacidad y su propia protección. No obstante, por mucho que algunos de los capítulos de esta certifican parte de lo necesario, es sabido por todos que nada es suficiente. En mi opinión no podemos dejar como texto regulador aquello redactado hace un tiempo, teniendo en cuenta que por aquel entonces la situación vivida no tenía ni punto de comparación con la actual.

Por tanto, habría que considerar notablemente por una parte el fin de aquellos datos, pero por otra, por dónde pasan. Nos preocupamos demasiado sobre el qué harán aquellos encargados de su análisis para garantizar nuestra seguridad, pero ponemos poca atención sobre cómo se desarrolla ese intercambio. En general, un mayor conocimiento sobre aquellos puntos débiles en la tecnología que nos rodea y un mayor interés por la buena información serian dos prácticas que a nivel Europeo harían progresar hacia un mayor camino a toda su sociedad.
A su par, y  retomando el último punto antes de lo concluido, habría que legislar a través de Reales Decretos Ley, y otras que a su altura estén, nuevas medidas basadas en ciertas excepcionalidades acontecidas. Teniendo en cuenta que cada día centenares de personas mueren en el mundo a raíz del Covid-19, hay que hacer un esfuerzo tanto nacional como internacional para dejar de un lado “ciertos matices” de la privacidad y empezar a trabajar al unísono por una Europa más segura y más fuerte que nunca.

Buenas tardes,

Lo que cuentas del " “¿Y si estos datos se usan para controlarnos?”" me parece en perfecta sincronía con lo que he propuesto a debatir en Tormeta de Ideas sobre las teorías de la conspiración y las fake news. Citar también, ya que al final de tu publicación haces referencia al número de fallecidos,  este artículo del Dr. Javier Cabo Salvador, miembro de universidades, hospitales y de una Comisión del Ministerio de Sanidad : https://www.redaccionmedica.com/opinion/covid-19-nos-podemos-creer-las-estadisticas-oficiales-del-coronavirus--9422 A pesar de tantos datos estadísticos, no sabemos realmente cuántas personas se infectaron, ni cuantas personas realmente han muerto, ya sea a consecuencia directa del virus y de la enfermedad o de manera indirecta por acción del colapso sanitario

Por esta razón el programa de trazabilidad es muy importante, ya que repito que en redes sociales la gente no tiene ningún problema en compartir datos y su geolocalización (¿en cuantas publicaciones de Instagram o Facebook pone dónde han tomado cierta foto?), pero en algo tan útil como esta aplicación le ponen trabas morales, privacidad, etc.

Un saludo cordial.